Periódico Los Cabos News - Las Noticias de Los Cabos

Los Cabos News, el único periódico bilingüe del área, público de manera oficial su primer ejemplar en enero de 1987. Desde entonces hemos registrado el crecimiento, las múltiples actividades y la historia de ese crecimiento en nuestras páginas. Informando con noticias, reportajes, y gran cantidad de fotografías, de residentes y visitantes en eventos artículos y nuestra sección Windows a través de la cual podemos observar Los Cabos su destino favorito.

Estos 25 años de experiencia y prestigio en el mercado nos coloca como una de las mejores inversiones publicitaria, peso por peso, en periódicos impresos de toda la zona sur de la península Baja Californiana.

Prácticamente somos el único medio capaz de Llegar al 100% de la población en La Paz y Los Cabos.
Nuestra distribución a todo color en formato tabloide cubre las ciudades y puntos de interés más importantes del sur de nuestro estado Cabo San Lucas, San Jose del Cabo, El Corredor Turistico, Todos Santos, La Paz, Los Barriles y poblaciones circunvecinas. Y desde Octubre del 2007 Los Cabos News, edición actual y anteriores están disponible en Internet de forma gratuita!!!

La trayectoria y prestigio periodístico de Los Cabos News son ampliamente reconocidos por clientes y lectores, nuestro periodico cuenta con un atractivo y colorido formato, una gran variedad de fotografias, asi como diversos articulos informativos, noticias, eventos, anecdotas y peculiaridades en interesantes secciones como: Cartas al editor, Restaurant review, su centrales de sociales "Baja Windows", Libros, Lecturas y Opinion, Today Spanish / English Lesson, eventos artísticos y culturales , Comentarios economicos, informacion turistica, vinos, noticias, salud, ecologia, etcetera todo envuelto en una atractiva y llamativa portada.

Las secciones del periodico nos mantienen en un alto grado de aceptacion entre las poblaciones de La Paz, Cabo San Lucas y San Jose del Cabo. La linea editorial propositiva y sus noticias son tambien reconocidas por nuestros lectores, de habla inglesa (residentes extranjeros) así como locales de habla castellana, y turistas (de ambos lenguajes y diversas partes del Mundo) que visitan Los Cabos, y en general el sur de nuestro bello estado Baja Californiano.


Edición 468

Científicos de Monsanto y el USDA niegan la
selección natural y la sobrevivencia del más fuerte

Por Andrew Kimbrell, Director Ejecutivo de:

Center for Food Safety (Centro para la Seguridad Alimentaria)

(Originalmente publicado en: The huffington post, en marzo 20, 2015 y reproducido en la página web del Centro para la Seguridad alimentaria)


Probablemente ningún grupo de científicos (comparados) han sido mas ridiculizados que aquellos que niegan la ciencia de la evolución. Lo que probablemente no sepa es que en Los Estados Unidos Monsanto y el Departamento De Agricultura (USDA) se encuentran entre estos científicos que niegan los principios centrales de la biología evolutiva, llamada selección natural t adaptación. Esta negación de la ciencia básica de parte de Monsanto y el gobierno de los Estados Unidos amenaza el futuro de la viabilidad de la industria agrícola de los Estados Unidos.

La clase de ciencias de tercer grado
Empecemos con conceptos interrelacionados de la selección natural y la adaptación. Esta es una clase de tercer año de primaria en la escuela, de hecho en Washington D.C. es parte del currículo del tercer grado science curriculum.

Como todos recordamos de la clase de biología, cuando un ecosistema cambia, algunos rasgos en las especies cambian permitiendo que las especies de adapten a los cambios y sobrevivan. Otras mueren. Los sobrevivientes continúan reproduciéndose e incluso aumentan en número bajo las nuevas condiciones. Por ejemplo, si se produce una gran sequia, algunas plantas pueden tener rasgos que les permitan sobrevivir mientras otras plantas de la misma especie perecerían. Las plantas resistentes a la sequia se convierten en especies “evolucionadas” y son capaces de reproducirse en un ambiente de sequia.

Obviamente, estas pensando. Pero ahora exploremos como los principales científicos de Monsanto y el personal de la agencia reguladora han reprobado la clase de ciencia del tercer grado de primaria, y las terribles consecuencias que esto nos traerá a todos.

Un pequeño y sucio secreto de la biotecnología

Primero un poco de contexto. Desde los primeros años del de década de los 80, Monsanto ha producido un sin fin cosechas con semillas genéticamente desarrolladas (GE) que aseguran reducirán el hambre, el uso de insecticidas, y resistentes a las sequias. En realidad tal resultado milagroso ¡no existe! No tenemos producción significativamente mayor por hectárea, ni semillas más resistentes al la sequia. Y por lo que se refiere a la reducción en el uso de insecticidas, detrás de este mito reposa un “pequeño y sucio secreto” de agricultura biotecnológica. Y que es el hecho de que semillas genéticamente modificadas en la práctica añaden millones de kilos de insecticidas a las siembras, y crean mayores residuos agro-químicos en nuestra comida. ¿Por qué? Porque alrededor del 85% de las cosechas genéticamente modificadas, en los Estados Unidos y el resto del mundo, han sido desarrolladas para resistir dosis masivas de insecticidas, principalmente Roundup de Monsanto. Usualmente, si un insecticida toxico como Roundup entra en contacto con las semillas las destruye junto con la mala hierba o maleza. Pero los científicos de Monsanto han modificado genéticamente el DNA de las plantas para permitirles resistir estos insecticidas. De esta forma la mala hierba o maleza es destruida, pero la semilla sembrada sobrevive.

En los Estados Unidos más del 50% de toda la tierra cultivada es dedicada a maíz, soya y algodón genéticamente modificada. Estas cosechas alimentan carros (disel biológico) y producción industrial de ganado y es también usado para producir aditivos como el jarabe de fructuosa de maíz. Prácticamente todo es dedicado a usos industriales y no para alimentar a la gente, así pues en vez de alimentar a la gente, esta tecnología es para compañías químicas vendiendo muchos más químicos y mucho más químicos (cantidad y variedad). Como se hiso notar, cada año 115 millones de pounds de químico Rounduo son vertidos en las tierras de cultivo en los Estados Unidos para esta clase de semillas modificadas genéticamente.

En la batalla entre ganancia y la ciencia, la ciencia pierde.

Si la mitad de la tierra cultivada en los Estados Unidos es rociada con un insecticida particular, esto cambia significativamente el ecosistema. El problema resultado natural de la sobrevivencia y adaptación ya ha pasado muy probablemente. ¿no podría el uso masivo de Roundup en tal extensión de tierras haber causado que alguna hierbas malas o maleza hubiera desarrollado resistencia el insecticida? ¿ Y no estarían estas hierbas malas después de haber sido expuestas al insecticida desarrollado resistencia? ¿y no podrían estas nuevas “súper resistente mala hierba” convertirse eventualmente en un problema mayor para los agricultores y sus cosechas?

El personal de las agencias reguladoras consideró estas preguntas en la mitas de los 90 y preguntaron eso mismo a Monsanto. Sin lugar a dudas considerando los millones de dólares que podrían vender de sus químicos, los científicos de Monsanto consideraron conveniente negar la ciencia de la evolución. Ellos respondieron: “Evolución de la resistencia de la hierba mala al (glyphossate) el ingrediente activo de Roundup parece ser un evento remoto.” “También sugiriendo que el uso masivo de Roundup no produciría hierba resistente.” Los científicos independientes rechazaron y se rieron de tal conclusión, y el punto de vista de Monsanto, de que Roundup era de algún modo “invencible” de las leyes de la selección natural, y añadieron que los científicos de la compañía habían ignorado a propósito los numerosos estudios que mostraban habría como resultado el desarrollo de una resistencia al químico de la hierba mala. Increíblemente, y a pesar de la evidencia en contrario, la Agencia USDA aceptaron y se negaron a rechazar el acuerdo con Monsanto.

Por supuesto, la selección natural sucedió. Y como resultado, en menos de 20 años, más de la mitad de las tierras de cultivo en EU tiene alguna hierba mala resistente al Roundup “hierbas súper resistentes,” que ahora infestan 70 millones de acres de tierras cultivadas en los Estados Unidos, un área del tamaño de Wyoming. Y cada año vemos una expansión mayor de esta “súper hierba”. Texas ya ha ido tan lejos como declarar un estado de emergencia en las tierras que producen algodón. Estas súper hierbas ya están causando un gran daño a los agricultores, estimado en un billón de dólares perdidos por daños a las cosechas hasta hoy día.

El año pasado en un panel de discusión con Robert Fraley, Director de tecnología de Monsanto y fundador de estas semillas resistentes a los insecticidas, Lo confronte. ¿Cómo podían él y otros científicos de Monsanto habían podido asegurar que la selección natural no podía pasar? ¿Cómo habían ignorado las leyes básicas de la ciencia evolutiva en sentido contrario a la evidencia? Él solo meneo la cabeza y dijo: “tienes razón” las hierbas han desarrollado una resistencia al insecticida. “Pero aparentemente Monsanto y los reguladores de las agencias del gobierno de los Estados Unidos todavía no han aprendido la lección de ciencia del tercero de primaria. Ellos siguen negándolo y los riegos son cada vez más y mayores.

“Cosechas de Agente Naranja” y mas negación de la ciencia.

Hoy día Monsanto y Dow Chemical ha recibido aprobación del gobierno para comercializar un maíz, soya y algodón genéticamente modificados, que están diseñados en su DNA para hacerlos más resistentes así como el 2.4-D (uno de los elementos principales del Agente naranja). Monsanto también a obtenido la aprobación del USDA para las mismas variedades: maíz, soya, y algodón tolerantes a Dicamba. 2,4-D y Dicamba son insecticidas más viejos y más tóxicos que el Roundup. Y estas compañías los están reutilizando porque nos han traído a un punto en que la hierba mala es resistente a ellos y no tienen ningún nuevo que pueda funcionar en la actual crisis.

¿Pero no desarrollara la hierba mala resistencia a estos insecticidas también? No según los científicos de Monsanto y Dow Chemical. A pesar de las predicciones de que las nuevas cosechas aumentaran en millones de toneladas estos insecticidas cada año, ellos insisten en que no hay que preocuparse. Afirman, como lo hicieron hace 20 años, -que la selección natural no ocurrirá, que es extremadamente improbable que las hierbas sobrevivan ataques simultáneos de dos o más insecticidas diferentes con diferentes métodos. Científicos independientes han desacreditado este argumento, señalando que el pasado la hierba mala se ha adaptado, y muy seguramente lo hará de nuevo. Así que en algunos años habremos sido invadidos por “súper semillas de hierba mala” virtualmente indestructibles a cualquier químico conocido. Pero Monsanto y Dow Chemical habrán hecho millones vendiendo sus químicos y dejarán la pesadilla de estas súper semillas de hierba mala para que otro la resuelva. Tampoco tendrán que lidiar con otras pesadillas que pueden potencialmente suceder: incrementos de cáncer o enfermedades como el Parkinson’s que están asociadas con la exposición de estos insecticidas.

Una mucho mejor forma.

Una mucho más segura y científica forma, sería abandonar esta apocalíptica y destinada al fracaso carrera química contra la hierba mala, y usar una estrategia ecológica para el control de la hierba mala. Hay probados métodos agro-ecológicos con énfasis en la administración de la hierba mala en lugar de buscar su ilusa erradicación, en la producción de suelo nuevo, en lugar de fertilización. Además de la rotación de cultivos estrategias que podrían producir cosechas suficientes para hacerlas productivas económicamente, sin destruir la biodiversidad genética y que podrían reducir hasta en 90% el uso de insecticidas.
Hace mucho ya que el gobierno de los Estados Unidos sea riguroso y científico en su trabajo regulatorio de las cosechas genéticamente modificadas. Es tiempo de que diga “no” a estos promotores de cosechas tratas con insecticidas y prevenga el inevitable desastre agroindustrial han traído esas prácticas.

Mientras tanto, la próxima vez que leas que los promotores de las semillas genéticamente modificadas (GMO) “continúan negando la ciencia evolutiva”piensa en los 70 millones de acres de “súper hierba mala; piensa en el cáncer; piensa en Monsanto y en agentes los reguladores del USDA que les permiten causar este daño.






Buscar en Los Cabos News
Buscar en la www