Crónica de un incendio

El Comandante Carbajal, narra su crónica de la experiencia del incendio en Plaza Puerto Paraíso

A las 23.45 horas del pasado sábado 15 de abril empezaron a sonar los teléfonos de la estación central de Bomberos del Puerto de Cabo San Lucas, se informaba de un incendio en el estacionamiento de la plaza comercial Puerto Paraíso.

De inmediato sale la unidad M-50, a cargo del Capitán Ulises Sandoval y el equipo que estaba de guardia, al llegar se dan cuenta de la magnitud del incendio y alertaron al personal que ya se había retirado a descansar; hay que recordar que estaba en operacion el operativo de Semana Santa y el personal habia trabajando todo el día.

Se empezaron a conectar las mangueras a las tomas hidráulicas de la plaza, pero para nuestra sorpresa nos encontramos que no había suficiente presión en las mismas por lo que se tuvo que recurrir a un plan alterno, se bombeó el líquido desde la estación central usando dos carros-bombas aprovechando la cercanía al lugar del siniestro. Este hecho retrasó el combate al incendio y provocó que se extendiera en el nivel 2.

Para fortuna de los elementos que intervinieron; en fecha reciente se recibió una generosa dotación de equipos de tanques de respiración lo que les permitió acceder al lugar de la conflagración a pesar del denso humo toxico generado. El espectáculo era dantesco y el sonido de las explosiones de las llantas, sistemas eléctricos y de las bolsas de aire aumentaban la presión para controlar el incendio situación a la que aparentemente llegaron alrededor de las 3.00 am del domingo. Sin embargo el fuego resurgió cuando a través de un ducto las flamas, ya extinguidas en el segundo nivel, alcanzan el tercer nivel, donde se encontraba una bodega de material para construcción lo que provocó un nuevo incendio y la necesidad del traslado del personal y equipo para combatir el fuego en ese nuevo nivel.

La operación duró hasta las 4 de la mañana y enseguida se dieron a la tarea de cenizeo que consiste en revisar carro por carro para asegurarse que el fuego está completamente extinguido y a enfriar el inmueble esta acción les llevó otras dos horas, en total fueron 6 horas de feroz batalla, pero que gracias al constante entrenamiento que recibimos logramos superar este reto.

P. LCN: ¿Cómo describe la experiencia comandante?

R: Fue una experiencia de mucha presión, la primera, desde lugo era salvaguardar la vida de los asistentes a las salas de cine que estaban operando esa noche, la segunda impedir que se extendiera el fuego a la zona comercial y tercero tratar de contener la conflagración para evitar mayores daños.

P. LCN: ¿Cuantos elementos participaron?

R: El trabajo estuvo a cargo de 25 elementos en diferentes posiciones y se movilizaron 6 unidades de socorro.

P. LCN: ¿La primer experiencia en este tipo de incendio?

R: Desafortunadamente no, en el 2015 hubo un incendio en una de las torres del desarrollo Esperanza en donde también se incendiaron 50 automóviles y 60 carritos de golf.

P. LCN: ¿Que lección deja al cuerpo de bomberos este incendio?

R: Que la capacitación continua es la mayor garantía de seguridad que tenemos, hay que recordar que somos orgullosamente el único cuerpo de Bomberos que tiene una escuela que es reconocida por la SEP a nivel nacional, y que en el año 2010 ganó el premio nacional de protección civil. Precisamente una de las estaciones de quien recibimos entrenamiento es la de Southking Fire Rescue del estado de Washington y que a través del Capitán Jeff Hammel nos donaron los equipos de tanques de oxígeno que fueron el factor determinante para combatir este incendio.

P. LCN: ¿Está preparado este cuerpo de socorro para enfrentar una catástrofe aérea?

R: Definitivamente, nos faltaría equipo y material; pero la capacitación existe. Hay elementos con hasta 30 años de experiencia. Hay una espuma especial que se usa en este tipo de incendios que es cara y no contamos con ella, su nombre es AFFF, cuando ha sido necesario hemos usado detergente para hacer espuma, esto sobre todo en incendios de contenedores de hidrocarburos. Hasta la fecha no hemos intervenido en accidentes aéreos.

P. LCN: ¿Qué mensaje deja a la sociedad este evento?

R: Diría que son varios el primero que en todos los sitios en donde haya una considerable concentración de personas debe de haber equipos contra incendios que funcionen y personal entrenado para enfrentar la contingencia en lo que llegan los cuerpos de socorro. A los afectados que deben de obedecer las instrucciones de los cuerpos de seguridad; hubo personas que pretendieron introducirse por la fuerza para tratar de recuperar sus unidades, poniendo en riesgo su vida y la operación de combate al fuego. A las autoridades correspondientes que supervisen con mayor detalle las medidas de protección que deben tener todos los inmuebles que son sitios públicos. No me quiero imaginar lo que hubiera sucedido si el incendio hubiese sido de día, tan solo evacuar a cientos de personas en estado de pánico no es una tarea fácil.

P. LCN: ¿Coméntenos acerca de la donación de los equipos de respiración comandante?

R: Como lo expresé anteriormente hay una muy buena relación con el departamento de Bomberos del condado de Southking en el estado de Washington, de quienes hemos recibido varios cursos de capacitación; en especial con el Capitán Jeff Hammel quien me comento que la ciudad pensaban renovar los equipos de respiración individual de los Bomberos a los que les quedan de 5 a 7 años de vida. Hicimos una petición formal de la donación, afortunadamente fue aprobado por el Consejo y gracias a una fundación de la misma ciudad de Federal Way se logró el traslado sin costo para nosotros a Chulavista, California. Aquí se debe mencionar que el Presidente municipal, Arturo de la Rosa, nos apoyó con el dinero necesario para el traslado de la frontera a Los Cabos. En total fueron 120 equipos, nos quedamos con 35 y los demás los repartimos entre La Paz, Pescadero, San José del Cabo y Miraflores. Los próximos que lleguen se distribuirán en la parte norte del estado.

En un incendio, lo más peligroso son los gases y el humo que se produce es generalmente letal, es nuestro principal enemigo, por eso el mal apodo de TRAGA-HUMO que se aplica al Bombero. Gracias a esta donación no solamente Cabo San Lucas, también otras 4 ciudades ya cuentan con el equipo necesario para intervenir con más seguridad en los combates contra los incendios.

This entry was posted in Comunidad, Sociedad / Social Affairs and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *